lunes, 1 de agosto de 2016

Trabalenguas para il-ostra-dores.


Una ostra ilustradora abrió su correo un día y este mensaje leyó:
Estimada ostra ilustradora:
¿Cuánto le cobras a nuestra humilde multinacional por ilustrar unas cabras, cebras, cobras, cocos, tigres y cincuenta cuentos?
Las cebras que no sean caras, porque son en blanco y negro, las cabras en CMYKabra (en un archivo que abra), y las cobras sin las patas para que salgan baratas.
Envíanos por correo en un dos por tres, tres pruebas bien animadas en tres diferentes programas de tres tristes tigres ilustrados texturados en 3-D, tragando trigo en tres tristes platos, pero los quieremos hiper-reales, hiper-rápidos e hiper-baratos. No escogeremos ninguna, combinaremos las tres, y cuando esté terminada, pagaremos en tres cuotas, una entre otra tres meses y la cuenta con tres copias.
Y para los cocos, por supuesto el presupuesto con que contamos es poco, así que si cobras lo que vale un coco, compadre corocococo, te sales del presupuesto. Y como poco presupuesto tenemos, poco presupuesto damos, así que poco cobranos compadre, para que te demos el corocococontrato, pues el presupuesto que tenemos, lo tenemos para comparar coco, y no para pagar dibujos de cocos, compadre ilustradorcoco.
Pero los dibujos los requerimos recontra-rápido, como rápido ruedan los carros cargados de archivos comprimidos por la carrilera del correo electrónic en la red.

Mientras subes los archivos, vas ilustrando los cuentos, y cuando acabes de ilustrarlos, y hacerles las correcciones a las correcciones de las correcciones, haces la cuenta y nos traes la cuenta, pero no tengas en cuenta los cuentos que no aprobamos, porque no entran en la cuenta, así hayan sido cincuenta, cuarenta o treinta, porque cuando cuentas cuántos cuentos ilustraste, son solo cuentos sin cuenta, así que solo te pagamos si aprobamos los cincuenta, y si nos gustan de veras, si no, no cuentes con el pago. ¡Ah! y nos haces buen descuento. Y desde ya te contamos con aprecio (y no es cuento) que al precio le descontamos la retención en la fuente.
- Otra perla más para el collar de clientes analfagráficos, dijo la ostra ilustradora, mientras el correo cerraba y con paciencia le enseñaba este trabalenguas a sus ostras hijos, que cuando grande querían ser ilOSTRAdores de trabalenguas bien pagos.

sábado, 30 de julio de 2016

¿Cuanto me cobras por ilustrar este cuento?

Hola, Bienvenido a este BLOG.

EJERCICIO: piensa cuánto cobras por ilustrar este cuento. En color. Es una ilustración en cualquier técnica, para ser impresa en tamaño carta. Si te le mides, ENVÍA UNA COTIZACIÓN al correo cuentosdibujados@gmail.com, especificando tu país de residencia. Dirigida a: SANTIAGO DIAZ LÓPEZ. OJO: No hay que enviar la ilustración, ni bocetos, sólo la cotización.

UN GATO ILUSTRADOR
Una tarde casisoleada esperaba un gato que pasase algún roedor, para jugar "aquetecomo" ratón.
El hambre casiaumentaba, y nada ni nadie pasaba, hasta que un infortunado, con el gato se topó. Dos, tres, nueve menos cinco vueltas, al hocico sin demora, cuando de repente el gato, esta súplica escuchó:
–Mi talentoso felino, tú tienes un gran talento, no es el de cazar ratas, es uno mucho mejor. No me comas y te digo, lo que a nadie yo le he dicho.
Curioso como su cola, el gato quiso saber, y sin soltar a su presa, esto lo dejó hacer:
Trajole el ratón un gran cartón, varios tarros de pintura, se los puso entre las patas y asustado el gris le dijo:
–PINTA, MI BUEN AMIGO, QUE PARA ESO HAS NACIDO.
El gato siguió su instinto y se puso a dibujar, color aquí, color allá y una forma apareció. Esto al michín le gustó, y no con pocas maulladas, una ilustración salió.
–He llenado ya mis ojos, pero mi barriga ruge.
–¿No comprendes, maullador? TU TALENTO VALE ORO.
La subieron a internet y obtuvo mil, dos mil likes, pronto fue reconocido, y una empresa muy famosa, gerenciada por don Perro, le pidió ya cotizar un montón de ilustraciones, para entregar en un mes.
–Gracias, ratón, por tu ayuda, ahora ya te puedes ir.
–Antes de que yo me vaya, algo quiero yo saber: ¿Por cada ilustración tú cuánto vas a pedir?
–A mí me basta y me sobra, para comprar atún grande. Para mi cada dibujo, vale lo que una lata gigante.
–NO TE REGALES, AMIGO, NO PIENSES CON LA BARRIGA. ¡DIBUJAR ES UN TESORO! Si tú quieres te asesoro. ¡No pensaste ni en el agua!
–Dale, dale, compañero. Yo dibujo y tu administras.
­–Pues que Dios nos ilumine. ¿Cuantos dibujos requieren?
–Son 60 para un mes.
–En teoría debes hacer, dos ilustraciones diarias. Pero eres gato callejero, así que los domingos para la familia son y los sábados descansas. Quedan solo 20 días, en los que debes hacer, 3 ilustraciones diarias. Yo sé que eso a ti te gusta, pero deberás correr para terminarlas (y eso un precio más alto les da). Tú dibujas por instinto, pero hay que documentarse. Unas cosas las has visto, otras hay que investigarlas. Experimentos, bocetos, estudios de línea y color. Tendrás pues que concentrarte y además sacrificarte, pues durante todo el día y durante todo el mes, ya tu no podrás hacer, las cosas que antes hacías. Y aceptar otro encargo, te quedaría de pa’rriba y los dos incumplirías.
–¡TODO ESO ES UN TRABAJO!
–¡Tu lo has dicho, compañero! Y eso que no hemos considerado que puede haber correcciones. Pero vamos gato al precio. Empecemos pues a ver, CUÁNTO VALE TU TALENTO. Ese dibujo que hiciste, ya tiene un estilo propio. Manejas bien el color, ni se diga de la técnica. Además eres creativo, pues eso no se había visto, no se saca de internet, ni se encuentra en una feria.
–Entonces creo que vale diez mil.
–Loco de atar estás. ¿Tus bigotes son pintados? Empecemos con SESENTA. Pero vamos a añadir, además de lo anterior, todos los demás factores que componen el trabajo.
–¿Y es que hay algo más, aparte de dibujar?
–Apunta por punta y punta. ¿En el país de los gatos pagan salud y pensión?
–Miau.
–Eres gato independiente: entre las dos, 11.4 %
–¿Debes visitar al cliente?
–Sí. ¿No me ves tan erizado?
–Súmale lo del transporte. Y si con él has de comunicarte, añade lo de llamar.
–Voy sumando.
–¿Cuanto tardan en pagar?
–30 días después de factura o cuenta radicar.
–Entonces les estás dando crédito por un mes o algo más.
–Los gatos pagan impuestos?
–Con este gobierno sí.
–Eso es el 12%.
–¿Estudiaste ilustración?
–No. No sabía que eso también se podía estudiar.
–Lástima, si no, seguiríamos sumando.
–Pero averiguaré en la Gatuniversidad si está, o hay afines. Me interesa, me interesa.
–Bueno, mientras tanto, ¿Tienes experiencia en esto?
–Esta es mi primera vez.
–Pues hazlo bien, para que haya otra vez, otra vez y otra vez. RESPETA AL GREMIO PARA QUE SEAS RESPETABLE ANTE EL GREMIO.
Recuerda que con los años, vas mejorando el producto, así que en 40 lunas no vayas a cobrar lo mismo. Cada año el atún  sube, y no es culpa de los gatos. Por eso… ¡a maullar unidos!: hagan una asociación, pa apoyarse mutuamente. Y defender sus derechos. Y conocerlos, primero. Y hablando de los derechos, todos deben respetarlos, valorando por ejemplo, los derechos de autor. Hay que aclarar si los cedes, y por cuanto.
–¿Por cuánto dinero o por cuánto tiempo?
–Las dos cosas.
–¿Cómo es que tú sabes tanto?
–Soy ratón de biblioteca, me gusta roer y leer y re-leer. Casi siempre lo que leo, va acompañado de imágenes. Las disfruto y las valoro. Y las imágenes que existen no salieron por arte de magia. Alguien las realizó, utilizando su tiempo, usando recursos, especialmente su talento, inteligencia y destreza.
–¿No podrías ser tú el presidente de una asociación de gatos ilustradores?
–Se burlarían de ustedes: una manada de gatos, dirigidos por ratón. Ustedes pueden hacerla. Es cuestión de organizarse, si quieren vivir de esto. Pero sigamos amigo con esta cotización. ¿Qué materiales requieres? ¿Son de buena calidad? ¿Todos son originales? Suma, suma, compañero. ¿Terminaste de sumar?
–Un momento, roedor asesor.  Hay que calcular muy bien. Según lo que te he entendido, para una cotización, no conviene apresurarse, siempre es bueno preguntar.
Hicieron unas llamadas y contemplaron los riesgos. Y luego de analizar, díjole el gato al ratón.:
–Tengo la cifra ya justa, esto vale mi trabajo.
–Me parece un precio justo, - dijo mirando la cifra. Y si piden un descuento, tú tienes que sopesar el rango en que te vas a mover, pues hay una cifra mínima de la cual no bajarás.
–Una pregunta mi amigo. Después de haber calculado precio por ilustración, ¿cuanto debo rebajar si encargan 10, 20, 50 o más?
–¿Es que no te has dado cuenta? Esto no es producción en cadena. No eres un dispensador. No es un molde del que salen cosas en serie. Cada ilustración hay que pensarla, idearla, proyectarla, bocetarla, componerla, plasmarla. Es como volver a empezar. Cuando hayas calculado al valor por ilustración, multiplícala por el número de ilustraciones y ya. Claro, aquí también cabe el servicio al cliente, tener atenciones con clientes antiguos es válido. Son buenos los descuentos, dentro de un rango, para que nadie (incluyendo a los colegas) salga perjudicado. Atender bien a los nuevos clientes, para que vuelvan con nosotros es lo lógico, pero aquí también entra la ética: no ser gato roba-clientes, ni gato rastrero, ni gato regalado, ni plagia-gato, y mucho menos un término que no debería existir: gato ilus-traidor. Ten en cuenta que muchos otros gatos viven de esto, porque no saben hacer otra cosa, e incluso tienen familia.  El hecho de que lo hagas rápido, no quiere decir que valga menos, sino que eres hábil, y tu destreza vale mucho en esta época en que todos quieren todo para YA. Y por último recuerda que muchas veces hay que negociar, casi siempre con empresas. El que te contrata está de parte de la empresa, a su vez, su jefe está de parte de la empresa, el que autoriza el presupuesto está de parte de la empresa  y el gerente está de parte de la empresa. Y si tú te pones de parte de la empresa, para ahorrarles gastos y para “agarrar” el trabajo, entonces… ¿QUIÉN ESTÁ DE PARTE TUYA?
El gato sonrió y le dio la pata a su amigo.
Enviaron la cotización y esperaron.
Esperaron y esperaron.
Nada.
Por las dudas, llamaron.
“Recibimos una cotización más barata”, respondieron. “Un pelagato nos hace el trabajo POR MENOS DE LA DÉCIMA PARTE DE LO QUE USTED NOS COBRA”.
–Cómeme ya, dijo el ratón con tristeza. No vale la pena seguir viviendo.
–Qué te pasa, dijo el gato ¿Tienes los bigotes pintados?
–¿Pero cómo es posible que los seres humanos no se valoren? Eso es hacerse esclavo a sí mismo, sin razón. ¡Eso es maltrato animal… auto-maltrato laboral... y hasta maltrato gráfico!
El gato respondió en buenos términos, aclarándole a la empresa que su cotización no tenía sobrecostos, que era el precio justo para el trabajo solicitado, dentro de los términos de calidad.
Entre tanto, el ratón lloraba lágrimas de cocodrilo.
–Cálmate, díjole el gato. Mira, mi amigo el Gato con Botas, me acaba de escribir. Quiere un retrato en color. Él valora todo el arte, así que pagará lo justo.
El gato lo hizo, y el otro con Botas pagó contra entrega y todos quedaron satisfechos.
El gato ilustrador compartió una merienda con su amigo el ratón-administrador, o mouse, que llaman y lo invitó a hacer sociedad.
Ahora andan juntos, y hacen buen equipo gráfico-administrativo.
El mercado está difícil, pero si ellos no lo mejoran, construyendo mejores condiciones, ¿entonces quién lo hará?
–Con cada cotización justa, vamos educando al cliente. Cotización a cotización, vamos consolidando la cultura gráfica en este país, díjole el gato al ratón.
Y si los gatos y los ratones pueden, ¿por qué no nosotros, ilustradores humanos?

Fin.

Gatombia, Julio de 2016.

Gatoautor: SANTIAGO DÍAZ LÓPEZ.

Ilustrador: por definir.

Cotizaciones recibidas: una.

viernes, 29 de julio de 2016

Precios de hoy

Bueno, a nivel general hay un pequeño consenso: una ilustración tamaño carta en color, puede valer entre $200.000 (DOSCIENTOS MIL) y $300.000 (TRESCIENTOS MIL)  PESOS COLOMBIANOS, al cambio de Julio de 2016.
Algunos dicen que esto es barato y estoy de acuerdo con ellos.


martes, 10 de febrero de 2015

Elí iLUSTRADOR, el más famoso

Este es un sentido reconocimiento a Elí, quien ha publicado millones de ilustraciones alrededor del mundo.
¿Quién es Elí?
Pues Eli iLUSTRADOR DESCONOCIDO: es a quien NO incluyen en los créditos. O no le dan crédito (ni en los bancos).
Eli ilustrador DOBLEMENTE FUSILADO: plagiado por alguna publicación y por sus propios colegas.
Eli ilustrador MAL PAGADO: el concepto incluye el pago a 60 días.
Eli ilustrador que no recibió regalías por las RE-impresiones. (Ni se enteró que habían hecho re-impresiones).
Eli ilustrador OLVIDADO: que no recibe invitaciones, y que hace tiempo no le dan trabajo.
Eli ilustrador INGENUO: que firma los contratos sin saber qué firmó. Y le vuelve a pasar.
Eli ilustrador PROFESIONAL: que hace años trabaja a nivel MAESTRÍA, pero su labor no es tenida en cuenta como profesión.
Eli ilustrador EXPLOTADO: que por el mismo precio debe hacer mil cosas.
Eli ilustrador UTILIZADO: al que le piden un boceto, le dicen "no nos gustó", pero usan su idea para el proyecto.
Eli ilustrador DOBLE TURNO: el que debe trasnochar trabajando y dedicarse todo el fin de semana concentrado "castigado" para entregar el trabajo al otro día a primera hora.
Eli ilustrador al que le borran el estilo porque tiene que adaptarse a los vaivenes del mercado.
Eli ilustrador CONGELADO: al que tienen con la misma tarifa desde hace CINCO AÑOS.
Eli ilustrador ESTAFADO: el que resulta trabajando GRATIS sin saberlo. (O solo lo sabe al final).
Eli ilustrador OLLA EXPRESS: al que le dan trabajo bajo presión.
Eli ilustrador AMARRADO: el que tiene que adaptarse y acomodarse a "X" presupuesto (por lo general demasiado bajo), pero le exigen creatividad, calidad, satisfacción del cliente, rapidez, más rapidez para hacer todos los cambios, cumplimiento, puntualidad, versatilidad, cesión total de derechos, renuncia a sus derechos (como el derecho a aparecer en los créditos, el derecho a varios ejemplares de la publicación) y la cantidad de ilustraciones que le piden es ilimitada (incluyendo las ilustraciones que le encargan, nunca utilizan pero tampoco le pagan).
Eli ilustrador al que se le cambian dibujos por ilusiones:"cóbreme barato pues tengo mil y un proyectos para usted en el futuro".
Eli ilustrador CUENTAS ALEGRES: que siempre se le olvida que le descuentan el 11 % de retención en la fuente.

Por supuesto, en cada una de estas versiones también está LAY LUZ: Lay Luz Tradora.

domingo, 18 de agosto de 2013

Artista

Con contadas excepciones, en este país se le paga mal al artista. Incluyendo al artista gráfico. Se habla mucho de impulsar y mejorar la tecnología, la ciencia, la economía, pero poco o nada la cultura y el arte. Y para colmo, se estimula, se aplaude y se premia el consumismo. Personalmente prefiero ganar un concurso por una obra que realice, que por un producto que me compre. Por ejemplo, disfruto más algo que me gané realizando un dibujo, que algo ganado en la tapa de una gaseosa. Y he ganado en los dos tipos de concursos.

Consulta

GUSTAVO OSPINA PREGUNTA:

Buenos dias,
A mi a cada rato me preguntan cuanto cobro por una ilustración y no sé cuanto cobrar o que variables existan para cobrar. Basicamente lo que quiero saber es si por ejemplo un dibujo con mas detalles se cobra más caro que uno con menos. Gracias.

RESPUESTA:

Gracias por tu pregunta, Gustavo.
Si, un dibujo con más detalles se cobra más que uno con menos. En este caso funciona la fórmula de el tiempo que empleas realizando ese trabajo, en horas.
Se divide tu sueldo mensual (así seas independiente te puedes fijar un sueldo mensual, que es la suma de tus estudios, tu experiencia, tus publicaciones, tus habilidades y tus talentos (como la creatividad y las habilidades en el manejo de técnicas y programas) entre el número de horas laborales en un mes. Es decir, debes calcular cuánto vale una hora de tu trabajo, y lo multiplicas por el número de horas que utilizas realizando esa obra.

Obviamente, aquí se tiene en cuenta la relatividad: a veces una obra realizada en poco tiempo sale mejor que una en la que se gastaron muchos días, a veces una viñeta por su trazo, su síntesis y su contenido vale más que un trabajo en gran formato y a veces un dibujo a blanco y negro vale más que uno a color.

Espero que no sea tarde.
Éxitos.